portada
archivo
foro
staff
Hacking con un tubo de Pringles

Los tubos vacíos de patatas de la firma inglesa Pringles podrían contribuír a maliciosos hackers que apuntan sus ataques a redes inalámbricas

     La compañía de seguridad i-sec ha demostrado que una antena direccional hecha con un tubo de Pringles mejora perceptiblemente las ocasiones de encontrar las redes de ordenadores inalámbricas que son utilizadas en el distrito financiero de Londres.
     Un examen informal realizado por i-sec utilizó una antena hecha en casa y ha encontrado que sobre dos tercios de las redes no hacían nada para protegerse.
     La firma de seguridad informó a todas las compañías del riesgo, y que podrían frustrar fácilmente a cualquier persona que desee penetrar en su red realizando algunos simples cambios en el hardware.

     Hackee aquí

     En noviembre BBC news On Line demostró con que facilidad se puede localizar y capturar la información sobre redes inalámbricas.
     Este tipo de redes están llegando a ser rápidamente populares porque son baratas, fáciles de instalar y substituyen los molestos cables que muchas compañías conectan a sus PC. Pero la alternativa en usar ondas de radio para transferir datos entre las máquinas tampoco está libre de riesgos.
     Muchos hackers curiosos han comenzado a realizar lo que se ha dado en llamar "expediciones en autos de guerra". El experto en seguridad Peter Shipley de los E.E.U.U. inventó esa práctica. Implica conducir alrededor de un área utilizando una computadora portátil con una tarjeta de red inalámbrica para encontrar y mapear las redes.

Señal quebradiza

     WiFi, son redes inalámbricas que usan un sistema de cifrado interno, pero no puede sintonizarse cuando la herramienta básica de la red se instala.
     Geoff Davies, director de i-sec, dijo que su examen informal reveló que del 67% de las redes que encontró, tenían este sistema de cifrado apagado.
     "Muchas compañías compran un punto de acceso inalámbrico para ver que es lo puede hacer," dijo Davies, y agrega, "el problema es que con esto han abierto una gran puerta trasera en su red". También dijo que i-sec había alcanzado la ocasión de intervenir redes convirtiendo una lata vacía de Pringles en una antena direccional, o antena Yagi. Los planes para hacer tal antena primero aparecieron en la web el año pasado.
     Hecha correctamente, tal antena puede alzar la fuerza de la señal en hasta 15 decibeles, ayudando esí al descubrimiento de redes inalámbricas.

Potencial para el estrago

     En un viaje de 30 minutos usando la antena con la lata de Pringles, BBC news On Line junto a i-sec encontró casi 60 redes inalámbricas.
     "La gente ha hecho estas antenas fuera de tubos de Pringles, latas del café e incluso viejos platos. Pero si ellos lo están haciendo, entonces también podría alguien hacerlo con un propósito más infame" dijo Davies.
     Davies dio algunos pasos básicos tales como que cambien los nombres por defecto, o moviendo los puntos del acceso inalámbrico al centro del edificio y conmutando las funciones de difusión de las redes. Ésto podría ayudar perceptiblemente a mejorar la seguridad de estos sistemas.


BBC News On Line


 

buscar