portada
archivo
foro
staff
Mitología Mapuche, 3
Por Alicia Carballo
EL CABALLO MARINO

Se parece a un caballo corriente, pero tiene un largo hocico, patas en forma de aletas y una firme cola propulsora, semejante a la de un pez. Habita en gran cantidad en los mares frente a la costa occidental de la Isla Grande de Chiloé. Se alimenta de algas marinas, especialmente de luche y cochayuyo, lo cual explica su color verdoso amarillento oscuro.
Sólo los brujos pueden verlo y aprovechar los servicios de este hermoso animal. Como es sabido, los brujos tienen la capacidad de volar, ya sea usando el Macuñ, o transformándose en algún tipo de ave. Sin embargo, las leyes de la brujería le impiden utilizar estos métodos para llegar al Caleuche y tienen que valerse obligatoriamente del Caballo Marino como medio de transporte para trasladarse hasta él. Durante los recorridos de los viajes submarinos del Caleuche los brujos aprovechan para elegir caballos marinos de su agrado y colocarles sus marcas para que queden en forma permanente a sus servicios.
Cuando un brujo necesita viajar en un Caballo Marino, se acerca a la orilla del mar y lanza cuatro silbidos especiales. Con el último silbido, el animal aparece, fiel y atento al llamado de su amo. El brujo lo enlaza con una cuerda hecha de sargazo y le palmea las ancas, para luego subirse a su lomo.
Cada brujo puede tener más de uno. Los hay pequeños, para uso personal, y otros tan grandes que pueden transportar comitivas de 13 brujos.
Este animal tiene una corta vida de sólo 4 años y cuando muere se convierte en una especie de gelatina que se disuelve en el mar.


Fuente:
Mitología mapuche de Chiloé.
Diccionario Mapuche.
Ilustraciones: Walter Velásquez


 

buscar