portada
archivo
foro
staff
Recarga esquelética

No se trata de Mary Shelley trayendo un cadáver a la vida, pero ingenieros biomédicos han encontrado una manera de usar la electricidad para generar un hueso artificial.

   El Bioingeniero Rena Bizios del Instituto Politécnico de Rensselaer, utiliza nanotubos de carbón (moléculas tubulares que son buenos conductores eléctricos) para entregar electricidad a células de formación ósea de una rata depositadas en un pedazo de polímero.

   Los investigadores siempre han sabido que el prolongado estímulo eléctrico directo realza el crecimiento del hueso, pero es difícil entregar dicha electricidad uniformemente: el hueso nuevo tiende a agruparse alrededor de los electrodos que entregan esta carga. La técnica de Bizios podría solucionar ese problema, con nanotubos que se encajan a través del polímero. Cuando los investigadores administraron electricidad, las células del hueso crecieron y comenzaron a depositar proteínas y calcio que dan al hueso su fuerza. Y tan bien funcionó esta técnica que según Bizios "fué una gran sorpresa".

   Los investigadores no saben todavía si en última instancia este procedimiento rinde sobre el tejido uniforme del hueso, pero los resultados son "muy emocionantes y muy prometedores" dijo Antonios Mikos, ingeniero biomédico de la Universidad Rice.

   Mientras que los doctores pueden tratar lesiones pequeñas de hueso quirúrgico implantando materiales parche, no pueden todavía generar las secciones grandes del hueso que serían necesarias para substituir una cadera dañada por osteoporosis, por ejemplo. El material de Bizios, por otra parte, abre la posibilidad de que rápidamente crezcan grandes secciones del hueso artificialmente en el laboratorio usando las células del propio paciente y nanotubos atados a un alambre de polímero. Los cirujanos podrían entonces substituir cualquier pieza dañada o enferma del esqueleto de un paciente con este nuevo hueso.


Fuente: Technology Review


 

buscar